Los negocios minoristas tienen una enorme capacidad de progreso en el mundo. Sin embargo, en América Latina, especialmente, muchas pequeñas y medianas empresas tienen un enorme potencial por descubrir. ¿Quieres saber por qué? ¡Continúa leyendo!

 

El potencial del comercio de los negocios minoristas latinoamericanos

América Latina puede prosperar gracias al trabajo de muchos comercios minoristas, especialmente en el apartado online. De hecho, es una de las regiones del planeta con tendencias de crecimiento más prometedoras. Por ejemplo, en Colombia, Ecuador y Perú, países líderes de la región.

El comportamiento del consumidor latino se basa en varios pilares. Principalmente, la moda, la tecnología y la educación. De hecho, algunas de estas áreas experimentaron un crecimiento superior al 1200 % durante el 2020 (Fashion Network, 2021). Si la tendencia de gasto se mantiene, América Latina podría ser el mayor vendedor online de estos servicios a escala local.

Gracias al comercio electrónico, pequeños emprendimientos pudieron transformarse en auténticas empresas; es decir, Internet brindó muchas oportunidades de crecimiento (Fashion Network, 2021).

 

La digitalización en las ventas minoristas

Todos los comercios minoristas tuvieron un cambio de paradigma con la obligada digitalización. Las pequeñas empresas que jamás les dieron importancia a la comunicación web debieron abrirse un canal para llegar a sus públicos. Lo mismo ocurrió con quienes no habían usado nunca un e-commerce.

En todos los casos, la digitalización generó incertidumbres, pero también oportunidades. Por ejemplo, muchos minoristas debieron crear redes sociales en sus negocios y aprender a manejar una marca en Internet. Esta situación implicaba temor, ya que no sabían si lo harían bien.

No obstante, la inversión en conocimiento fue positiva, ya que permitió llegar a nuevos usuarios. Esta situación se empezó a apreciar cuando las redes de los negocios minoristas empezaron a recibir visitas de personas lejanas o en ubicaciones geográficamente distantes.

Estas nuevas oportunidades se traducen en mayores ventas. Anteriormente, las empresas minoristas tenían un público acotado, generalmente relacionado a la cercanía geográfica del local físico. Ahora, con la digitalización, pudieron llegar a compradores interesados de diferentes  partes (Moldtrans, 2015).

Adicionalmente, las dinámicas de ventas se han transformado gracias a la digitalización. Por ejemplo, esto se vio con las empresas que venden productos de primera necesidad o secundarios. La digitalización implicó descubrir estrategias de marketing para llegar a un nuevo público. Asimismo, implicó nuevos desafíos en materias logísticas para los minoristas.

Los comerciantes tuvieron que realizar envíos a domicilio, ya que el consumidor no podía llegar al local para adquirir. Esto se dio no solo por la pandemia, sino porque cada vez más usuarios se conectaron vía online con marcas de ubicaciones lejanas.

La dinámica de ventas digital es muy diferente, pues la atención al cliente también pasó a ser virtual. Así, el conocimiento de las redes sociales o las páginas web pasó a ser obligatorio para todos los dueños minoristas (La Vanguardia, 2020).  

 

Consejos para mejorar las ventas minoristas

¿Quieres mejorar las ventas minoristas? A continuación, algunos consejos esenciales que debes considerar:

Adáptate a los cambios

En Internet, las tendencias cambian constantemente. Por lo tanto, es fundamental que estés al tanto de todos los acontecimientos. Por ejemplo, ver cuáles son los memes del momento o las redes sociales más usadas. Eso te ayudará a lograr un mejor engagement con tu público.

Brinda beneficios a tus usuarios

Esto significa que debes sumar un valor añadido a tu marca. Por ejemplo, los sorteos o los cupones de descuento pueden ser una buena manera de fomentar la compra. Es importante que lo consideres para lograr el éxito en las ventas.

La estética y la comunicación son importantes

Sin duda, jamás debes omitir este apartado. Tanto en las redes sociales como en las tiendas online debes procurar un aspecto profesional. Esto aplica tanto  para la comunicación como para la estética general (Axiomaco, 2019). Hemos visto que las ventas minoristas fueron importantes durante la pandemia. Sin embargo, no debemos pensar que fue una tendencia pasajera. Por el contrario: es necesario mejorar constantemente para adaptarse a un mercado cada vez más cambiante. ¡Esperamos que hayas aprovechado estos consejos para la digitalización comercial!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.