educacion_financiera
Mejorar tu educación financiera es la clave para tomar decisiones que te abran las puertas a un futuro mejor. Empieza con estos 8 consejos.

Puedes evitar muchas dificultades si prestas atención a tu educación financiera. Manejar el dinero puede ser una tarea abrumadora, más aún cuando eres dueño de un negocio. Cada decisión financiera tiene un impacto sobre tu futuro y el de tu familia. Muchos dueños de comercio no se dan cuenta de las consecuencias de lo que hacen con su dinero. De allí que sólo el 55% de los pequeños negocios sobrevivan más de 2 años (La República, 2020).

La educación financiera es clave para manejar el dinero. Cuanto mejor puedas comprender cómo funcionan tus finanzas personales y las de tu negocio, mejores decisiones podrás tomar. Una mayor conciencia te permitirá aumentar tu capacidad de ahorro.

Asimismo, podrás solicitar y usar los préstamos de manera inteligente e invertir en aquellos productos que harán crecer tu dinero. Sin duda, la educación financiera te ayudará a mejorar tu calidad de vida y a disfrutar de un mayor bienestar.

Quizás eso ya lo habrás escuchado antes. Pero es probable que aún tengas muchas dudas. Total, la educación financiera no se imparte en los colegios y no puede ser transmitida en la familia si los padres tampoco han sido formados. Por eso aquí, apreciado amigo, te explicamos algunos aspectos claves y te brindamos consejos para que mantengas el control de tu dinero y lleves tu negocio al próximo nivel.

Errores al manejar un negocio y que puedes evitar con educación financiera

Beneficios de la educación financiera

Según Asobancaria (2017), una de las principales causas de la brevedad de vida de algunos negocios es estar desinformado. Por ejemplo, muchos comerciantes cuando quieren ampliar su tienda lo hacen con recursos propios o pidiendo préstamos a amigos. Esto casi siempre resulta más costoso que acudir a la banca tradicional. En cambio, si tienes educación financiera, sabrás cuáles son tus opciones de crédito y de financiamiento. Así podrás tomar las mejores decisiones.

La educación financiera también es muy importante para tu vida personal. Según un estudio (Manulife, 2015), las personas que están preparadas para manejar su dinero son:

Consejos de educación financiera que te ayudarán a hacer crecer tu negocio

 

educacion financiera y ahorro
educación financiera y ahorro

1. Planifica tus finanzas, trabaja con un presupuesto

Como dueño de un comercio es necesario que organices tus finanzas para prevenir problemas financieros. También para que puedas tomar decisiones que hagan crecer tu negocio. Hacer un presupuesto es el primer paso para manejar tu dinero de manera ordenada, inteligente y eficiente.

Un presupuesto es un registro detallado de los ingresos y de los gastos realizados mensualmente. Llevar esta relación puede ayudarte a saber cuánto ganas y si estás gastando tu dinero en lo que realmente es importante. Así podrás ajustar tus gastos, fijarte metas de ahorro y prepararte financieramente para ampliar tus operaciones o para cubrir algún gasto de emergencia.

2. Aprende a identificar tus gastos y jerarquizarlos

Es común que en ocasiones incurras en gastos innecesarios o superfluos con la creencia de que no afectarán demasiado tus finanzas. Pero no es así: todo desembolso resta. Realizar un presupuesto te dará la oportunidad de identificar tus consumos, analizar su naturaleza y ubicarlos en orden de importancia.

Hacer este trabajo te permitirá comprender cuánto dinero gastas innecesariamente de manera mensual. Una vez identificado, podrás eliminar esos gastos. A la larga, esta medida te ayudará a cumplir con objetivos mucho mayores y de más impacto a nivel familiar y comercial.

3. Encuentra oportunidades de ahorro

El ahorro es un tema esencial en materia de educación financiera. Ahorrar es una reserva económica que se hace en el presente pensando en necesidades o inversiones futuras. Ahorrar dinero en tu negocio significa invertir tu tiempo y tu dinero de manera que obtengas beneficios. Esto, sin afectar las operaciones de tu comercio, ni los productos o servicios que ofreces.

Puedes encontrar oportunidades de ahorro en casi todos los tipos de costos en los que incurre tu negocio. Por ejemplo, en los gastos de ejecución o costos de ventas. Aquí podrías cambiar un material por otro sin que la calidad de tu producto se vea afectada. Igualmente podrías negociar con un proveedor que te ofrezca precios más bajos.

4. Separa tus finanzas personales de las de tu negocio

Cuando el propietario de una tienda no separa sus ingresos personales del de su negocio, la administración financiera se descontrola. Entonces suele haber conflictos familiares ya que una tienda a veces es la única fuente de ingreso familiar. Algo que puedes hacer es asignarte un sueldo. Eso te ayudará a identificar el beneficio y así sabrás dónde reinvertirlo.

5. Presta atención a las deudas y mantén una buena reputación

Obtener un crédito podría estimular el crecimiento de tu comercio llevándolo a otro nivel. Sin embargo, cuando adquieres un préstamo asumes un compromiso y debes atenderlo con seriedad y responsabilidad. Por eso, antes de tomar un préstamo, calcula bien tu capacidad de pago. Esta es otra lección de educación financiera que debes tener en cuenta.

Así podrás cumplir con las cuotas a tiempo y preservar tu buena reputación crediticia. Asegúrate de usar el dinero del préstamo solo para el fin que lo solicitaste. El buen uso del dinero te ayuda a cumplir con el compromiso adquirido.

6. Crea un fondo para las emergencias

Todos hemos pasado por imprevistos que nos obligan a realizar desembolsos grandes o pequeños para resolver un problema. Para estar preparados, es una buena idea crear un fondo para las emergencias. Haz el hábito de apartar dinero, aunque sean pequeños montos, con este fin.

De esta manera, cuando surja un imprevisto, podrás resolverlo, recuperarte rápidamente y ponerte nuevamente en el camino correcto para alcanzar tus grandes metas de ahorro.

7. Asesórate sobre las oportunidades para invertir tu dinero

Hacer una inversión podría significar la posibilidad de obtener buena rentabilidad. Sin embargo, es aconsejable que antes de colocar tu dinero recibas asesoría sobre la modalidad de inversión que realizarás.

Procura aclarar con tu asesor estas dudas antes de tomar cualquier decisión: considera el plazo de la inversión que realizarás, analiza sus rendimientos, valora los costos asociados a ella y examina los riesgos que involucra. Esto es parte de tener una buena educación financiera.

8. Ahora que sabes de educación financiera prepárate para disfrutar de un buen retiro

¿Has pensado en tu retiro? Para disfrutar de una jubilación sin preocupaciones económicas, te conviene planificarla de manera oportuna. Entre las buenas prácticas que sin duda te ayudarán a tener un buen retiro figura en primer lugar el ahorro a través de la creación de un fondo. Mientras más rápido comiences, menor será la cantidad de dinero que debes guardar mensualmente. Para que sea más viable crear y mantener este fondo, es recomendable que establezcas un plan de ahorro y te apegues a él.  

Prestar atención a tu educación financiera podría ayudarte a prevenir y afrontar situaciones complicadas en el ámbito comercial y personal. De manera que lee cuidadosamente los consejos que te ofrecemos, aplícalos y busca asesoría complementaria en materia financiera.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.